>

Mendian

Ibarra-Urigoiti-Ibarra (Orozko)

PR-BI 33

Fernando J. Peréz

Descargar Track

El valle de Orozko encierra numerosos barrios repletos de historia y elementos etnográficos. Viejos caminos los comunicaban antaño y aún hoy en día permiten recorrerlos al margen del asfalto. El sendero PR-BI 33 une Ibarra y Urigoiti a través de Zaloa para descender luego al punto de origen a través de Aresketa.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h 00'
  • Distancia: 6.5 km.
  • Desnivel positivo: 340 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 3
  • Esfuerzo necesario: 2

Comenzamos a andar en la plaza de Ibarra, el segundo núcleo más importante de Orozko, donde se encuentra el panel informativo con los senderos balizados que recorren el pueblo. Al otro lado de la carretera remontamos por un bonito camino carretil antes de desembocar, junto a la central de aguas, en una pista que nos lleva al barrio de Zaloa, presidido por la ermita de Santa María (s. XIV).

Dejamos el 'auzoa' por su parte superior para coger un camino que asciende dando cara a Itxina, aunque los pinos impiden la visión de la mole rocosa. Tras un tramo del camino que discurre sobre grandes lajas inclinadas superamos una puerta metálica. El camino pasa a ser herboso antes de convertirse en una senda sucia, algo cerrada y propensa a embarrarse por el continuo tránsito del ganado que realiza un amplio rodeo (dch) antes de desembocar en una gran pista de gravilla que viene de Pagomakurre.

Por este amplio vial descendemos hasta Urigoiti, donde la vista atrás es obligada para disfrutar de las excelentes vistas de Itxina y sus agujas calcáreas ('atxak', en euskera), que podemos observar con más detalle desde el merendero de Eleskin, desviándonos unos metros de la ruta.

Túnel de vegetación

Cruzamos Urigoiti en sentido descendente en un paseo que se convierte en un auténtico catálogo de caseríos. Destaca entre ellos el de Munekogoikoa (siglo XVI) con su frontal de madera. Al final de barrio, un sendero encajonado entre prados nos invita a seguir bajando hacia el valle. Sin embargo, a los pocos metros nos vemos obligados a salir a la campa ya que las zarzas y las ortigas han dejado impracticable la senda.

Más abajo, cuando el camino vuelve a estar limpio, retornamos a él, bordeamos una campa y nos adentramos en un bosque donde retomamos el sendero encajonado, en algunos tramos un túnel en la vegetación. Más abajo salimos a terreno abierto y, entre huertas, llegamos a Aresketa. Ya por cemento, seguimos hasta Ugalde, donde merece la pena desviarse unos metros del trazado balizado para visitar la antepara (depósito de agua) del barrio.

Desde Ugalde, solo queda ya descender hasta la carretera y retornar por ella a Ibarra, donde antes de llegar a su plaza pasaremos ante el convento de las Mercedarias, del siglo XVI, y el bolaleku.

Puntos de interés: Arquitectura rural en los barrios de Ibarra, Zaloa y Urigoiti. Vistas a Itxina.