>

Mendian

Irukurutzeta (898 m.), Elosumendi (885 m.), Agerreburu/Sorusaitza (857 m.) y Leiopago (827 m.)

Recorrido por el sector meridional de la Ruta de los Dólmenes, en la Estación megalítica de Elosua-Plazentzia

FERNANDO J. PÉREZ

Descargar Track

La travesía entre el Kortazar y el Kurutzebakarra recorre todo el sector oriental de la conocida como Ruta de los Dólmenes, en la Estación Megalítica de Elosua-Plazentzia. Eel recorrido de esta importante manifestación arqueológica prehistórica se completa con la excursión que discurre por su sector más meridional. Parte desde el barrio bergarés de Elosua y culmina en el Irukurutzeta, cima que da nombre al macizo y otrora considerada como la más alta del cordal, pero desbancada por tres metros de tal título y en el Concurso Centenario por su vecina Kurutzebakarra merced a las nuevas, y más precisas, mediciones vía satélite.

HITOS

  • Agerreburu/Sorusaitza 857 m. (UTM:30T 551874.00 E, 4777902.98 N)
  • Elosumendi 885 m. (UTM:30T 551664.97 E, 4778633.47 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Irukurutzeta 898 m. (UTM:30T 551410.04 E, 4780603.10 N)
  • Leiopago 827 m. (UTM:30T 551911.00 E, 4779417.00 N)
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, A-8 a Eibar y AP-1 a Bergara y GI-3750 hasta Elosua. Desde Vitoria, por la AP-1.
  • Cartografía: MTN 63-III (Eibar), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.30 (0h.46 al Agerreburu. 1h.05 al Elosuendi y 2h.00 al Irukurutzeta.
  • Distancia: 12.6 km.
  • Desnivel positivo: 600 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

La caminata comienza junto a la ermita de Santutxu, dos kilómetros después de superar el alto de Elosua y poco antes de llegar al núcleo rural de esta amplia barriada de desperdigados caseríos y explotaciones ganaderas. Junto al templo, rodeado de un área recreativa con asadores y fuente, parte una pista hacia el noroeste. Tras pasar junto a un caserío, el camino se bifurca. Remontamos por la izquierda la talada ladera sur del Agerreburu, nuestro primer objetivo. La pista gira a la derecha y se dirige hacia un pinar. No llegamos a entrar. Justo antes, cambiamos de dirección para tomar (izd.) otra pista protegida con un portón, por la que esta vez sí nos adentramos en el pinar por la vertiente occidental de la sierra.

El camino carretil gana altura por un pinar donde las hayas intentan no perder terreno. Tras un repecho algo más duro, nos situamos en una pequeña explanada (0h.35'). Aquí abandonamos la pista para remontar (dch.) por una senda hacia el Agerreburu, cuyos metros finales recorremos por la pista de servicio de su antena (0h.45').

Descendemos por la pista hasta el collado Atxobaso, donde retomamos la marcas blancas y amarillas del PR-GI.94 (El sendero de los dólmenes), que nos acompañará buena parte del recorrido. Para alcanzar el Elosumendi/Kerexeta no hay más que seguir el cordal hasta la pequeña peña sobre la que se asienta el buzón (1h.05').

Los pinos apenas permiten las vistas así que no perdemos el tiempo. Seguimos la divisoria hacia el norte. Más adelante confluimos con la pista que bordea las cimas y por la que, tras pasar por el collado Maurketa y un túmulo, llegamos hasta una borda. Aquí la pista abandona la divisoria para bordear el Leiopago (izd.), una cota menor señalada con un pequeño hito de piedras (1h.20').

Siguiendo el cordal (NO) no tardamos en retomar la pista para llegar al amplio collado de Kerexeta, inconfundible por un panel de la estación megalítica. De frente (N), un camino carretil muy roto por las torrenteras remonta hacia el Irukurutzeta. Cerca ya de la cumbre (dch.) sale a terreno abierto, por el que alcanzamos el buzón (2h.00'), este sí, con buenas vistas. Entre ellas destaca, a apenas doscientos metros (E), a medio camino del Kurutzeberri, el menhir de Arribiribilleta, erguido hace un par de años tras los estudios de la Sociedad de Ciencias Aranzadi que demostraron que no era la tapa de un dolmen sino un monolito.

Para volver a Elosua rodearemos el Irukurutzeta hasta el collado Kerexeta. Para ello nos dirigimos hacia el menhir aunque, justo antes de llegar a la altura del bosque que lo protege, giramos a la derecha (N) para seguir el camino que desciende en esa misma dirección. Más abajo llegamos a unas bordas, donde tomamos una pista que sigue bajando (dch.). Desechamos el primer desvío a la derecha y tomamos el segundo. Es la pista que nos devuelve al collado Kerexeta (2h.35'). Aquí retomamos el camino utilizado a la ida, aunque en la vertical del Leiopago, poco antes de llegar a la borda, seguimos (dch.) un camino que evita el cordal. Más adelante se convierte en pista y recorre la vertiente occidental del macizo a media ladera hasta retornar a la ermita Santutxu (3h.30').