>

Mendian
SIERRA DE ARCAMO (BURGOS)

Peña Erea (1.111 m.) y Ramalejo (1.009 m.)

Peña Erea cierra por el Norte la sierra de Árcamo, encima del Monte Santiago y el Salto del Nervión

IÑIGO MUÑOYERRO |

La poco visitada Peña Erea o Peña Alta cierra por el Norte los montes de Árcamo. Ocupa el centro de la divisoria entre las aguas que vierten al Cantábrico (salto del Nervión) y los arroyos que desembocan en el Baias (Ebro).Desde el Monumento Natural Monte Santiago, cruzamos la barrera del parque y vamos por una pista carrozable de grava y polvo calizo hacia el Salto del Nervión. Tras 700 metros de marcha, a la altura de un dolmen que las excavadoras han respetado, salimos por la derecha (S), por terreno abierto, salpicado de brezo y enebro.La cima del Ramalejo aparece ante nosotros. Es el techo de una prolongada cuesta que se alcanza por el camino del pozo Bacitubi. Nosotros vamos por debajo, por una amplia pradera donde los caballos y vacas pastan semisalvajes. Sin ganar altura, llegamos a la poza Triñiviri (0h.15"), poblada por ranas y salamandras. También libélulas. Está protegida por una alambrada y rodeada de corrales. También hay un bebedero para el ganado.Bordeamos la charca por la izquierda, para continuar cuesta arriba por una ladera de brezo ralo. La subida se endurece y alcanza el borde de una vaguada poco profunda, salpicada de robles. Descendemos y enlazamos con el camino que hemos desechado al inicio hasta el pozo Bacitubi (0h.48"). Es una vieja charca con fondo de lastra y muros de piedra reforzados que aprovecha las escorrentías. No tiene fuente.El camino se vuelve sendero. Sube por el brezal (dcha.) y, tras dejar atrás un haya solitaria, entra en la zona de canchales y prados llamada Peña Alta. Aparece alguna marca de pintura blanca. El terreno es cómodo de recorrer. Vamos en dirección SE. Dos hitos de piedra nos orientan por una zona de prados. Sorteamos hoyas que protegen de los vendavales enebros solitarios, hayas, endrinos y acebos hasta encontrar el vértice de Peña Erea (1h.10").

HITOS

  • Peña Erea 1111 m. (UTM:30T E, N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Ramalejo 1009 m. (UTM:30T E, N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Cómo llegar: Vitoria/Bilbao, Puerto de Orduña A-2625/CL-625.
  • Cartografía: Mapa Orduña (21-7) (111), 1:50.000, del SGE.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 2h.20
  • Distancia: 10.0 km.
  • Desnivel positivo: 295 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 3
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 2

Solitario, ocupa el centro de una cima llana y pedregosa, con caída hacia el barranco Malaria, en el valle de Kuartango. Amplio panorama con el valle de Losa en primer plano. La vista se alarga hasta Quincoces. Más atrás aparece Peña Mayor, techo de La Magdalena. Y al fondo, Castro Valnera. Por el Este, Gorbeia cierra el horizonte.Ahora vamos a Ramalejo por los altos. Primero en dirección Sur, para luego cambiar ligeramente al SW. Es la parte más compleja del recorrido. El sendero se difumina entre los arbustos, donde predominan los endrinos. Vamos atentos a la mejor senda, trazada por el ganado en sus vagabundeos y que siempre acaba por desaparecer.Sin ganar ni perder altura, entramos en un lapiaz superficial, pero complicado, conocido como El Chacurrón. Bajada a una pequeña vaguada donde las hayas prosperan. También vemos el muro agujereado de una lobera (1h.25"). En los viejos mapas catastrales a este paraje se le denomina Loberas Viejas. Más arriba, hacia Erea, hay otra llamada Las Fontanillas, que también está arruinada.La marcha se ralentiza debido a la maleza. Sin sendero, por orientación (aconsejables brújula o gps), entramos en una zona de prados y lapiaces que finalmente nos dejan en la cima de Ramalejo (2h.05"). Cumbre venteada, plana y sin historia, con un hito de piedras en el centro. Una alambrada (derecha) separa Burgos de los terrenos alaveses de Kuartango. Podemos bajar por el camino de las pozas o hacerlo sin sendero. De cualquier manera, cruzaremos con la antigua senda que comunicaba Berberana con el Valle de Kuartango. Hoy está en desuso y casi perdida. Se llamaba Camino de Berberana.Zigzagueando por el brezal siempre en dirección N, entre acebos transformados en bonsais, alcanzamos la pista a Monte Santiago y luego el aparcamiento (2h.20"). Atención a la niebla y los rayos. La zona es muy expuesta.