>

Mendian
Mirador a La Marina

Llusa (395 m.)

Cantabria. Llusa es un pequeño macizo calizo de Transmiera cuya modesta altitud no le impide ser una excelente atalaya a la costa oriental cántabra

Fernando J. Pérez

Descargar Track

Llusa es un pequeño macizo calizo enclavado en la Trasmiera (Cantabria) que apenas se eleva trescientos metros sobre los pueblos que lo rodean: Entrambasaguas, Solórzano, Hazas de Cesto y Ribamontán al Monte. Esta modesta altitud no le impide ser un excelente mirador del sector oriental de La Marina, el nombre que los cántabros dan a la costa cántabra en contraposición a La Montaña. Las vistas desde sus 395 metros se extienden desde la bahía de Santander hasta la de Santoña/Laredo.

Pero la modestia de esta pequeña sierra, de apenas siete kilómetros cuadrados, no debe engañarnos. Su composición caliza y el frondoso encinar cantábrico que aún conserva en algunas zonas reducen las opciones de recorrerlo a las pistas abiertas para repoblarlo de eucaliptus y las trochas del ganado que sube a los prados más altos. Aprovechando esas vías, hoy cruzaremos el macizo de norte a sur desde Hazas de Cesto.

Iniciamos la excursión en la iglesia Santa María de este pequeño núcleo rural. Pese a dar nombre al municipio, la Casa Consistorial se encuentra en el cercano Beranga. En el entorno del templo hay sitio para aparcar sin problema. Enfilamos por la carretera hasta el cercano barrio El Rincón.

Seguimos por la calle que nace a la izquierda del bar y enfila hacia el monte. En las últimas casas, torcemos a la izquierda y avanzamos pegados al arroyo, ya entre huertas, hasta el lavaredo (0h.15’), recientemente rehabilitado y donde termina el asfalto. Continuamos de frente por un camino encajonado en la vegetación en los límites entre el bosque y los prados.

HITOS

  • Llusa 395 m. (UTM:30T 450005.00 E, 4804564.00 N)
  • Cómo llegar: A-8 dirección Santander hasta la salida 184 (Beranga/Meruelo/Noja), N-634 hasta Beranga y C-269 hasta Hazas de Cesto.
  • Cartografía: MTN 35-IV (Entrambasaguas), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 2h.25’ (1h.00’ de ascensión al Llusa).
  • Distancia: 9.0 km.
  • Desnivel positivo: 345 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 2

Luego se abre y continúa rodeando la parcelaria, hasta un desvío a la izquierda (0h.25’) que se adentra en el eucaliptal y por el que empezamos ya a ganar altura. Al poco llegamos a una bifurcación. Seguimos de frente (dch). Siempre por el camino principal, más arriba llanea e incluso pierde algo de altura, aunque pronto vuelve a subir. Es el momento en el que nos adentramos en el encinar (0h.40’).

La frondosidad evita cualquier duda. Transitamos prácticamente por un túnel de vegetación. Más arriba, una ramas parecen cerrar el camino (0h.50’). Las saltamos y seguimos para salir poco después a terreno abierto, con la loma cimera ya a la vista. El sendero, propenso a embarrarse por el paso del ganado, sube hasta el collado que separa la cima principal del Moncubo, un picacho calizo que se alza a la izquierda. Hacía la derecha, remontamos los metros finales, rodeamos una alomada antecima y alcanzamos la cima (1h.00’), sin marca de ningún tipo que lo confirme, más allá de la evidencia visual de que estamos en el punto más alto del macizo.

Además de la costa, las vistas están dominadas por Hornijo (SE), Porracolina (S) y Peña Cabarga (O). Al otear hacia el norte, llama la atención una doble cota que obstaculiza la panorámica al mar. En la de la izquierda se adivina incluso un vértice geodésico. Durante mucho tiempo se pensó que ese punto, por cierto de acceso mucho más difícil, era más alto que el que pisamos, al que las mediciones más precisas han confirmado luego como cima principal.

Bajamos por la misma loma de subida, aunque dejándonos caer ligeramente hacia la derecha, hasta toparnos con una pista que se adentra en el eucaliptal, que en la vertiente sur llega casi hasta la cima. Nos lleva a un amplio collado donde seguimos (izd) un camino de tierra. De nuevo entre eucaliptus, en un tramo llano, hay que tomar un desvío (dch) protegido por una alambrada (1h.20’). Más abajo, en otro tramo liso, tomamos otro pronunciado desvío de casi 180º a la izquierda (1h.35’).

Bajamos ya al valle, El camino desemboca, junto a un pabellón industrial, en la carretera que lleva a una casona cercana. Seguimos (izd) la pista que pasa junto a las ruinas de la ermita de Sta. Cecilia y lleva hasta un cruce junto a una casa. Con la iglesia de Hazas ya a la vista, salimos (dch) a la carretera entre Solórzano y Hazas. Por ella se llega directamente al pueblo, pero podemos evitar el asfalto cogiendo el primer desvío (izd). Es un camino vecinal que lleva a El Rincón, aunque a la altura de un arroyo seguimos una camino (dch) que lo sigue hasta Hazas (2h.20’).

 

RUTAS CERCANAS