>

Mendian
el poblado minero de Casto Alén

Alen (804 m.), Artatxo (778 m.) y Betaio (753 m.)

Paseo por las cumbres peladas y herbosas de Alén y Artatxo, y Betayo, en Cantabria

IÑIGO MUÑOYERRO

Alén o Castro Alén es la cima ‘centenaria’ y más destacada de la sierra de Saldamando, zona minera de Vizcaya, en la divisoria con Cantabria. La importancia de las explotaciones (hierro) hizo que a finales del siglo XIX se fundara el poblado minero de Alén. En 1900, llegó a tener más de mil habitantes, empleados de las minas Juliana y Federica, propiedad del empresario Luis Ocharán Mazas. Tuvo farmacia, teatro, ermita, taberna y cuartel. Con el cierre de las minas en los años 60 todo desapareció. La mayoría de las casas se encuentran en ruinas. Resisten una fuente, un lavadero de 1900, el frontón y una ermita que se inauguró el 26 de octubre de 1899. Ahora es Parque Natural. Aparcamiento junto al frontón de Alén (574 m). La ruta (sin señalizar) sigue la vieja vía del ferrocarril que lleva a laMina Juliana. Fuente, letrero, bocaminas y desmontes en la ligera subida que lleva al collado que separa las minas de Alén, de las de Linares y Gordón. Del mismo collado (0h.24’), derecha, un camino de cabras supera las escombreras (fácil) y remonta la cuesta. Es herbosa, salpicada de endrinos, salvo una banda de roca caliza, en realidad una garma que dificulta la subida si hemos elegido alguno de los senderos pegados al borde. Al rato, la pendiente se suaviza y pisamos la cima (1h.00’/803 m) Está abierta a los cuatro vientos. Vértice y varios buzones. El más antiguo es del Bancaya. Es habitual encontrar flores en memoria del montañero Romaña Jr. Tanto en la cumbre, como en el resto del recorrido hasta Betayo y Ventoso, se aprecian las trincheras de la guerra civil. Fue zona de la República hasta que el 19 de junio de 1937 las tropas nacionales tomaron Bilbao. En pocos días llegaron al límite provincial, donde durante dos meses el frente se estabilizó entre Ontón y Alén. Betayo se eleva redondeado y herboso al otro lado del collado del mismo nombre. Nos dirigimos hacia él por la línea cimera. Pisamos la cumbre menor de Artatxo (1h.07’/715 m) y descendemos al collado (1h.12’/690 m), La pista lleva a la falda de la cima.

HITOS

  • Alen 804 m. (UTM:30T 483051.06 E, 4791602.56 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Betaio 753 m. (UTM:30T 482226.00 E, 4792685.00 N)
  • Artatxo 778 m. (UTM:30T E, N)
  • Cómo llegar: A-8, salida Muzkiz. BI-2701, Sopuerta. BI-3614 a Arzentales, desvío Las Barrietas. BI-4615 subida a Alén.
  • Cartografía: Mapa 20-5 (Valmaseda), 1:50.000, del SGE. B-13, Encartaciones. Zona central.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.30’ (1h.00’ a Alén. 1h.40’ a Betayo).
  • Desnivel positivo: 245 m.

La subida se realiza por un corredor muy pendiente, resbaladizo con lluvia.A la derecha han quedado la brecha y los cimientos del teleférico (1904), que bajaba en baldes el mineral de la mina Federico al barranco de Callejamala. De allí se transportaba por tren al cargadero de Otañes, primero, y a Castro Urdiales, al final. Betayo, cumbre cántabra que estuvo incluida en los ‘Cien montes’, está desarbolada como el resto de las cimas del recorrido (1h.40’/753 m). Hito y dos buzones. En uso el de Enkarterri MT. Volvemos por la pista que surca la montaña a media ladera (2h.05). Atraviesa un pinar, deja atrás un manantial y sale a terreno abierto. Estamos en una zona de prados donde pasta el ganado. Frente a nosotros destaca la loma coronada por un espino de Somo (2h.45’/626 m). Subimos para bajar (derecha) hasta un redil de madera. Se aprecia el canchal de un enorme túmulo. El letrero está tumbado. Una pista sube al Alén. La seguimos hasta media ladera (3h.05’). Allí un sendero (derecha) sigue las labores mineras de la última época de la explotación y conecta con una pista. Sólo nos resta remontar al collado y una vez en él descender al poblado (3h.30’).