>

Mendian
Balcón entre Anda y Andagoia

Alto del Castillo (836 m.) y Ganube (783 m.)

Entretenido paseo por las alturas boscosas que miran al río Baias, con vistas a la sierra Badaia

ÍÑIGO MUÑOYERRO

Anda es un pueblo a orilla del río Baias que vive de la ganadería y los bosques. En otro tiempo tuvo unas importantes canteras de mármol negro («.....con veta blanca de buen pulimento», según cita del Diccionario Geográfico), que se utilizaron durante el siglo XVI en las tumbas reales del Monasterio del Escorial, entre otros lugares,.

Dejamos el coche a la entrada del pueblo, en una pequeña explanada redondeada que fue la era de trilla, ahora en desuso. Al otro lado de la carretera está la iglesia de San Esteban.

Descendemos (S) entre casas en busca del río, las vías del tren y la autopista. Primero cruzamos el curso de agua por un puente de piedra de "cal y canto" y tres ojos que salva el Baias. Seguimos hacia la línea de ferrocarril y la vetusta estación. Cruzamos. Un viaducto permite pasar sobre las vías. Al otro lado termina el asfalto (0h.10"). Apenas hemos ganado altura. Lo perdido camino del río ya lo hemos recuperado.

Al otro lado de la autopista comienzan las tierras de labor y los barbechos, donde pastan rebaños de ovejas. Allí, tomamos el camino de piedra y tierra de la derecha (O) que comienza subir. Hay que desechar cualquier cruce que surja a derecha o izquierda. Cruzamos una verja para proseguir por terreno sombreado salpicado de carrascas, enebros y grandes brezos. Al rato, el terreno se despeja y alcanzamos un collado con unos prados (0h45"), paraje que los naturales denominan Pichandurri.

El camino que traemos sigue y desciende al valle de Los Yartos, que luego desemboca en el barranco de las Fuentes y termina en Andagoia.

Desde estos prados sembrados de enebros de Pichandurri cambiamos de vertiente, para continuar por el camino que comienza a perder altura. En las inmediaciones de una charca embarrada y llena de ranas nace una senda de ganado muy marcada que sigue por la derecha (N). Es hora de ganar altura por terreno arbolado, cerrado por los matorrales. Bosquetes de enebros, carrascas y pinos silvestres se alternan con grandes claros. Bordeamos el cerro Ganude (783 m) por su derecha.

En este tramo hay que prestar atención dónde ponemos los pies. El terreno es un afloramiento de calizas cubierto de vegetación donde se abren varias simas profundas y peligrosas camufladas por los brezos, endrinos y rosales. Algunas están malamente marcadas con unos maderos. Otras ni eso.

Superado el primer calvero, la ruta nos lleva a otro collado despejado. Hay un rastro de sendero. Solo nos resta remontar una fuerte y corta pendiente entre pinos y alcanzar la cima. En este punto debió de haber un castillo y los planos lo marcan como tal, pero no queda ni rastro de él. De hecho, figura en el escudo de armas de los Anda.

Ahora es una explanada donde asoma la roca, con un cortado profundo (N) sobre Andagoia. La cumbre está señalada por un solitario buzón fabricado con una cafetera usada y una chapa encastrada en el cemento que pone "Agurain" (01h.05"). Vistas de 180º de Norte a Sur. Destaca la larga loma de la Sierra Brava de Badaia. La panorámica al este queda ciega debido al arbolado.

HITOS

  • Ganube 783 m. (UTM:30T 506626.21 E, 4750854.72 N)
  • Alto del Castillo 836 m. (UTM:30T E, N)
  • Cómo llegar: AP-68, salida Altube. A-2521/A-3612 Izarra. A-3314, desvío Anda.
  • Cartografía: Mapa Orduña (21-7) 111, 1:50.000, del SGE.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 1h.50". (1h.05" cima).
  • Distancia: 7.2 km.
  • Desnivel positivo: 260 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 1
  • Dificultad del terreno: 1
  • Esfuerzo necesario: 1

Desde este punto podemos regresar por nuestros pasos o descender de la cima sin camino en dirección noreste, por el lomo del monte. Presenta una pronunciada pendiente y está cubierta por una vegetación muy tupida hasta Andagoia (1h.35"). Desde allí regresamos por carretera al coche, que hemos dejado en la entrada de Anda (1h.50").