>

Mendian

Bortaun (705 m.), Odoibaltza (691 m.), Bikirrio (671 m.), Askigorta (570 m.) y Kurtziagan (545 m.)

La ascensión al Bortaun, otra incorporación del nuevo Catálogo de Cimas, sirve para recorrer las crestas occidentales que rodean Okondo

FERNANDO J. PÉREZ

Hoy vamos a visitar el Bortaun, una de las novedades del remozado Catálogo de Cimas. Su incorporación se produce en detrimento de su vecino Idubaltza, que aunque es catorce metros más bajo, probablemente haya mantenido su preponderancia y vértice geodésico porque es una cumbre despejada, frente a la ocupada por pinos del Bortaun. Ambas cimas forman parte del cordal de Idubaltza, que separa los valles de Okondo y Artziniega. La excursión tiene inicio y final en el primero de ellos, completando una travesía circular que nos llevará también al Bikirrio (Beraskola) y que rodea por sus crestas el okondotarra valle de Mastondo.

HITOS

  • Askigorta 570 m. (UTM:30T 495781.10 E, 4776751.00 N)
  • Kurtziagan 545 m. (UTM:30T 495046.35 E, 4776507.48 N)
  • Bikirrio 671 m. (UTM:30T 495032.70 E, 4778215.57 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Odoibaltza 691 m. (UTM:30T 493565.01 E, 4776404.56 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Bortaun 705 m. (UTM:30T 494187.00 E, 4775933.00 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, BI-636 hasta Sodupe y allí seguir el desvío a Okondo (BI-3701).
  • Cartografía: MTN 86-I (Artziniega), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 4h.10 (2h.00 al Bortaun. 2h.15 al Idubaltza y 3h.05 al Bikirrio).
  • Distancia: 12.0 km.
  • Desnivel positivo: 895 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

Partimos de la pequeña plaza de Okondo, con fuente y escenario. Junto a ella pasa una pista asfaltada que se adentra en el vallejo de Mastondo. No seguimos mucho tiempo por ella. Tras las últimas casas y una chabola, al final de un murete (izd.) cogemos una pista que remonta montaña arriba por una zona talada. Esta circuntancia será una constante en la excursión. Transitamos por montes muy explotados, surcados por pistas que los convierten en verdaderos laberintos, así que hay que estar atentos para no despistarse. En la primera bifurcación hay que seguir a la derecha, y en la dos siguiente, primero a la derecha y luego a la izquierda (en caso de duda siempre ganando altura). Entramos en un eucaliptal (0h.20). Lo cruzamos (izd.) y salimos de nuevo a terreno despejado para desembocar en una pista más amplia que seguimos por la derecha. Antes de que empiece a bajar, tomamos un desvío (izd.) que sube por el cordal entre pinos hasta una alambrada. Un poco más arriba hay un paso. Cruzamos al otro lado y seguimos ascendiendo junto a la alambrada. Arriba, al final de la valla, una pista bordea (dch.) una primera loma cimera hasta un collado. Cambiamos de vertiente para tomar una pista que remonta por el cordal. Pasamos junto a la cota secundaria del Askiola (0h.55), a la izquierda del camino y sin buzón, y descendemos sin perder la divisoria atravesando una pista y otra valla y cruzando a través un pequeño pinar. Salimos a una pista (dch.) que nos lleva a otra (dch.) por la que caminamos unos pocos metros antes antes de tomar un tupido camino (izd.) que baja a un collado (1h.15). De frente, atravesamos otra alambrada y seguimos a la izquierda en una bifurcación para bordear otra cima menor: Kurtzegan. Cruzamos otra pista y otra alambrada y seguimos de frente por el pinar, sin camino definido pero manteniendo el rumbo. Llegamos a otro collado y ascendemos ya hacia el Bortaun. Tras superar un muerte, desemvocamos en un cruce de caminos. Subimos de frente y, tras un promontorio, continuamos por una pista entre pinos y robles. Más arriba, el camino tuerce (dch.) evitando el Bortaun para desembocar en el cordal de Idubaltza. Por la izquierda alcanzamos por fin el Bortaun (2h.00). Volvemos sobre nuestros pasos y recorremos el cordal hasta el cercano Idubaltza (2h.15). Nos dirigimos ahora al Bikirrio. Una pista desciende (NE) en fuerte pendiente hasta el amplio collado Idubaltza (2h.35), presidido por las ruinas de un caserío. Seguimos de frente, aunque enseguida tomamos un camino (izd.) que, sin perder el rumbo, recorre el cordal. Más adelante sale a terreno despejado y cumbrea pegado a una valla hasta desembocar en una pista. Al poco, un hito indica una senda (dch.) que remonta por el pinar hasta el cordal del Bikirrio, cuya cima (dch.) alcanzamos enseguida (3h.05).Seguimos cordal abajo hasta el segundo desvío que se descuelga hacia la derecha. El objetivo es salir a una amplia zona despejada de la ladera que hemos visto al principio, subiendo al Askiola. Serpenteamos por las pistas que la surcan hasta coger, abajo, en el extremo opuesto, una pista que se adentra en un bosque de pinos y eucaliptos y por la que descendemos hasta el fondo del valle, por el que retornamos a Okondo (4h.10).