>

Mendian
El faro de los montes de Elgeta

Eguarbitza Aitz (733 m.)

Gipuzkoa. Ascensión al Egoarbitza, la cumbre más estética de las que rodean la localidad fundacional del montañismo vasco

Fernando J. Pérez

Elgeta es un pueblo emblemático para el montañismo vasco. Allí se fundó en 1924 la Federación Vasca. Tal honor hubiera merecido una mejor suerte para el entorno montañero de esta localidad guipuzcoana, casi fronteriza con Bizkaia, pero no ha sido así. Los montes que la rodean han sufrido en lo más profundo la acción del hombre y el progreso en forma de pistas y explotaciones forestales hasta perder buena parte de su esencia. Nos queda el consuelo de que sus cumbres siempre ofrecerán reconfortantes vistas de un entorno espectacular como el Duranguesado y Debaldea.

Nuestro objetivo es la principal cota de este modesto macizo conocido como Elgetako Mendiak: el Egoarbitza, Se trata de una abrupta y estética peña, aparentemente inaccesible desde la distancia, que separa Elgeta y Ermua/Eibar. Se eleva sobre el embalse de Aixola y ofrece vistas excelentes de los montes del Duranguesado. La roca cimera le otorga un aspecto salvaje que han perdido las cumbres de la zona, pero es sólo el peñasco el que se mantiene virgen a la acción del hombre.

HITOS

  • Eguarbitza Aitz 733 m. (UTM:30T 541068.57 E, 4778961.22 N)
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, AP-8 hasta la salida 84 (Elorrio/Abadiño/Markina), N-636 hasta Elorrio, BI-2632 hasta Elgeta. Desde Vitoria, AP-1 hasta Arrasate, N-636 hasta Kanpazar y GI-2639 hasta Elgeta.
  • Cartografía: MTN 88-I (Bergara), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.00’ (1h.00’ de ascensión al Egoarbitza).
  • Distancia: 11.0 km.
  • Desnivel positivo: 590 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

Iniciamos la caminata en el polideportivo municipal. Cruzamos el bonito túnel que atraviesa bajo la biblioteca municipal y nos encontramos con la plaza del Ayuntamiento, punto fundacional del montañismo vasco y donde confluimos con el GR 121 (Gipuzkoano Bira, cuyas marcas rojas y blancas nos acompañarán en este primer tramo de la excursión. Cogemos la primera calle a la izquierda (San Roke), pasamos ante la bonita iglesia de la Asunción y seguimos por ella hasta dejar atrás el núcleo urbano, pasar junto al cementerio y salir a la carretera de Eibar.

Cruzamos el asfalto y subimos hacia el agroturismo Eguskitza (0h.10’), donde tomamos una pista que lo rodea por la ladera sur del Goikomendi y se adentra en el pinar. Llegamos a un bifurcación donde dejamos la compañía del GR y seguimos por la izquierda hasta desembocar, en el collado Egotxeaga (0h.25’), en la pista de cemento que viene del alto de Karabieta y da servicio a los caseríos de la zona.

En la bifurcación continuamos por la pista de la derecha, camino de la base del Egoarbitza. Seguimos siempre por la pista principal, sin apenas ganar altura al principio, atravesamos entre varios caseríos y salimos por fin a terreno abierto, con una vista privilegiada del macizo de Urkiola que mejorará según vayamos ganando altura.

Ascendemos por la pista que rodea el pinar hasta una borda a pie de peña (0h.50’). Sólo resta ya sobrepasarla por la evidente y fácil senda que, a la derecha, evita los escarpes y nos lleva hasta el vértice y buzón cimeros (1h.00’). Las peñas del Duranguesado, la vertiente oriental del Oiz, el Urko sobre Ermua y Eibar, o los cercanos: Azkonabieta y Galdaramuño, hermanos ‘menores’ del Egoarbitza.

Para volver a Elgeta completaremos un recorrido circular que nos llevará a conocer el embalse Aixola, que ejerce de muga entre Bizkaia y Gipuzkoa al suroeste de la montaña. Desandamos para ello la ruta de ascenso hasta la borda a pie de peña. Sin llegar a ella, en su campa aledaña, seguimos un camino evidente dando cara al Anboto que se adentra en el pinar y desciende por el hombro occidental hasta desembocar a la pista que une el caserío Egoarbitza con el cercano barrio Egotxeaga. Caminamos por él (izd.) un centenar de metros hasta un desvío por el que retomamos el descenso dibujando un amplio zigzag que nos deposita en la carretera del pantano, muy cerca de su presa (1h.35’).

Aprovechamos para contornearlo en sentido contrario a las agujas del reloj en un agradable paseo que durante un kilómetro coincide con el GR-212 (Bizkaiko Bira) y nos lleva hasta la cabecera de la mancha de agua. Desde allí, una pista cementada sube hasta Elgeta (3h.00’).