>

Mendian
Balcones de Artziniega

Montenegro / Peñalba (692 m.) y Utxati (511 m.)

Araba. Ruta circular por las alturas de la villa medieval ayalesa a traves del popular Montenegro y el menos conocido Otsati

Fernando J. Pérez

En los confines occidentales de Álava, casi incrustada entre Burgos y Bizkaia, se levanta la villa medieval de Artziniega. Fue fundada en 1272 por el rey de Castilla, Alfonso X El Sabio, para competir con las cercanas Orduña y Balmaseda, en poder de señores de Bizkaia. Declarado Conjunto Monumental Histórico en 1995, entre su rico patrimonio arquitectónico destacan la Torre de Artziniega, el Convento de las Madres Agustinas y el Ayuntamiento Viejo (s. XIX) y, en las afueras, el Santuario de La Encina.

Geográficamente se encuentra encajonada entre dos modestas líneas de lomas, últimas estribaciones de los montes costeros antes de que la meseta haga su abrupta aparición en la colosal barrera natural que forman las sierras de La Magdalena (Burgos) y Sálvada (Euskadi). Al nerte el cordal del Montenegro/Peñalba le separa del burgales valle de Mena. Al sur, el Otsati, de los barrancos de Añes y Salmantón. Son las dos principales cotas de Artziniega, que se erigen en verdaderos balcones de la villa medieval y que hoy uniremos en una entretenida caminata.

HITOS

  • Montenegro / Peñalba 692 m. (UTM:30T 487027.40 E, 4774986.16 N)
  • Utxati 511 m. (UTM:30T 488488.76 E, 4773092.45 N)
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, BI-636 (corredor del Kadagua) hasta Sodupe, BI/A-2604, por Gordexola, hasta Artziniega.
  • Cartografía: MTN 86-1 (Artziniega), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 4h.15’ (1h.40’ al Montenegro y 3h.15’ al Otsati.
  • Distancia: 16.0 km.
  • Desnivel positivo: 880 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

Partimos del aparcamiento que hay junto al frontón de Artziniega. Enfrente, la calle Gernika Hiribidea desciende hacia el río. Dejamos a la izquierda el puente que lleva a Sojoguti (por ahí regresaremos) y seguimos hasta el Camino de la Presa, un agradable paseo junto al río hasta el modesto embalse de La Teja (0h.15’). Al otro lado parte el camino que asciende directamente al Otsati, pero nosotros iremos primero al Montenegro.

Para ello, subimos hasta la carretera y, al otro lado, seguimos un camino vecinal que tras un par de zetas desemboca en la pista que lleva hasta el caserío Las Caserías (0h.30’), donde acaba el asfalto. A la izquierda de la granja, un camino se adentra en un bosque de encinas y robles. Al poco, seguimos a la izquierda en otra bifurcación. Siempre por la pista principal, llegamos a un collado (0h.45’), donde cogemos (izd) la pista que rodea el Montenegro por su vertiente oriental.

El camino llanea al principio a la sombra de los árboles y más adelante asciende, a la vez que vamos saliendo a terreno despejado para disfrutar de las vistas al valle. Cruzamos primero una alambrada con paso y luego un portón que hay que saltar al estar cerrado a cal y canto. Enseguida alcanzamos el desvío al Montenegro (poste de señales). Las pista de la derecha asciende directamente por el cordal hasta las antenas cimeras. El buzón y el vértice geodésico se encuentran, en el borde mismo del cortado, unos metros más allá (1h.40’).

Siguiendo la pista, y desechando desvíos a izquierda y derecha descendemos hasta retornar, más adelante, a la pista que rodea la montaña. Una vez en ella, la seguimos hasta a Retes de Tudela y su bonito caserío (2h.05’). De vuelta al asfalto, bajamos a Gordeliz, donde cogemos un atajo que desciende hasta la carretera. Caminamos por ella doscientos metros hasta el desvío a Trespaderne. Otro centenar de metros más por asfalto y a la izquierda del Bar Montenegro seguimos una pista. Es el inicio del camino a Otsati, perfectamente balizado.

Llaneamos primero junto al arroyo Agüera. Un poco más adelante, el camino gira a la izquierda y comienza a ganar altura por una sinuosa senda a tramos bastante rota. Sin pérdida, salimos a una pista que recorre el plano cimero (poste) hasta la cima. El buzón (3h.15’) está al borde del precipicio y l desvío está marcada a la izquierda con un hito.

De vuelta al camino, iniciamos (izq) un largo descenso obviando desvíos menores que nos lleva hasta Sojoguti. No llegamos a entrar en su núcleo rural. Una agradable vereda (izq) acaba muriendo en la carretera frente a las piscinas municipales. Solo queda cruzar el puente sobre el río Artziniega y retornar al frontón (4h.15’).