>

Mendian

Peña Lastra (719 m.)

Ascensión desde Villasana a esta modesta cima que se eleva en el valle de Mena sobre el pantano de Ordunte

FERNANDO J. PÉREZ

Peña Lastra es un modesto otero que se eleva al Norte del Valle de Mena, sobre Villasana (S) y el embalse de Ordunte(N). La presencia de las dos grandes sierras que delimitan el Valle Ordunte al Norte y los Montes de La Peña al Sur le ha relegado desde siempre a un injusto ostracismo. Pero es una cima que bien merece una visita, tanto por sus vistas como por el encinar que cubre sus laderas. Por si fuera poco, puntúa para el concurso de los Cien Montes como cumbre aneja a Bizkaia.

HITOS

  • Peña Lastra 719 m. (UTM:30T 476096.86 E, 4775435.99 N)
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, BI-636 hasta Balmaseda y El Berrón, y C-6318 hasta Villasana de Mena.Desde Vitoria, N-622, A-68 y A-624 (por Amurrio) hasta Artziniega. YBU-550 y BU-554 hasta Villasana.
  • Cartografía: . MTN 86-II (Villasana de Mena), 1:25.000, del IGN

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.00 (1h.30 de ascensión).
  • Distancia: 12.1 km.
  • Desnivel positivo: 530 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

Desde cualquiera de los núcleos que le rodean se puede acometer la ascensión, aunque desde el Sur (Villasana, Maltranilla, Entrambasaguas) es mucho más cómoda ya que el perfil de la montaña es más suave. Por el Norte, sus desniveles caen prácticamente a pico hasta Ribota, Ayega o Partearroyo y los senderos y caminos que comienzan en ellos acaban desembocando en la vertiente sur. En este caso, la propuesta parte de Villasana y, tras alcanzar la cima, completa una ruta circular pasando por el siempre interesante Señorío de Maltranilla para retornar a la capital del valle tras recorrer toda la vertiente meridional.Tomamos como referencia el viejo puente de Villasana. Cruzamos el cadagua e inmediatamente torcemos a la derecha para seguir la calle La Isla hasta la plaza Sindicato y luego subir por la calle Asprilla hasta la parte alta del pueblo. En el cruce en el que desembocamos hay que seguir (izd.) la carretera que sube a La Mata (0h.20). En mitad del barrio, cogemos un camino carretil (dch.) que desciende hacia una zona de pastos. En el fondo de la vaguada, el tintineo del agua nos avisa de que hay una fuente cerca. Y lo está, justo al borde del camino (dch.), aunque el abrevadero está totalmente cubierto de zarzas. Desde aquí, el camino vuelve a ganar altura. Un poco más arriba, en un bifurcación, cruzamos una compuerta y seguimos de frente (N). En algunos momentos, el camino está tomado por las zarzas y se progresa más cómodo por los senderos que las vacas han dibujado en los sucios prados de la derecha. Por fin desembocamos en una pista (1h.40), que seguimos unos metros hacia la derecha para tomar inmediatamente otra que remonta a la izquierda.El vial se acaba por convertir en un agradable camino carretil que se adentra en un rico bosque en el que dominan las encinas y los marojos y donde no es extraño, si no hemos hecho mucho ruido, divisar algún corzo desprevenido de nuestra presencia. El camino acaba por desembocar en una pista (izd.) y esta, a los pocos metros, en una pista más amplia (1h.15), que viene del valle por Caniego. La seguimos (dch.) hasta otra bifurcación, por la que subimos hasta el cordal cimero y la torre de vigilancia forestal (1h.25). Siguiendo un sendero que discurre próximo al acantilado, en unos pocos minutos alcanzamos el buzón del club ABB Galindo, bajo dos encinas (1h.30). Las vistas son excelentes, aunque se circunscriben al Norte: Ordunte y el pantano.Para el descenso volvemos al la torre de vigilancia y bajamos por la pista, obviando el desvío por el que hemos subido. No hay pérdida, siempre por la pista principal y superando un par de portones, descendemos hasta Maltranilla (2h.05), un pequeño barrio casi despoblado en el que el porte de sus edificios evidencia un esplendoroso pasado. Destacan la ermita de San Miguel, una interesante casona blasonada, y la torre de Maltranilla, que data del siglo XV y actualmente reconvertida en vivienda particular. Ya por la carretera, llegamos a los límites de la urbanización El Ejido. Allí mismo dejamos el asfalto para seguir un camino carretil (dch.) que recorre toda la vertiente sur de la montaña a media ladera hasta confluir con la ruta de subida (2h.30), por la que regresamos a Villasana (3h.00).