>

Mendian
El mirador de Valderejo

Santa Ana (1.039 m.)

Ascensión al Santa Ana, la escarpada cima que cierra la sierra Artzena y marca los límites del Parque Natural alavés sobre el desfiladero del Purón

Fernando J. Pérez

En el extremo occidental de Álava, la sierra Artzena ejerce de muga natural con el burgalés valle de Tobalina. Este modesto aunque abrupto alineamiento se extiende de noroeste a sureste durante algo menos de 15 kilómetros entre los desfiladeros de los ríos Ebro (S) y Purón (N).

Su cumbre más septentrional es el Santa Ana una montaña de perfil cónico cubierto de un denso bojedal que limita su ascensión al único sendero que lleva a su cima y que comienza en el collado de Santa Ana. Se eleva en el extremo sur del Parque Natural de Valderejo, del que es un inmejorable mirador, y sobre el desfiladero del río Purón, cuya erosión ha creado un bello corte en la montaña plagado de cascadas, pozas y angostos pasos. Lo aprovecharemos para completar un recorrido circular que, pàrtiendo del pueblo burgalés de Herrán, rodea la montaña, visita el pueblo abandonado de Ribera y recorre en su integridad la garganta.

A la entrada de Herrán, un aparcamiento habilitado evita el caos de coches que se formaba antaño en su calle principal los fines de semana y en verano. Cruzamos su coqueto y bien cuidado caserío, cuya fundación se remonta al año 890, dejamos atrás el molino (dch.) y entramos en el desfiladero, en su tramo más ancho. Transitamos por un camino cargado de historia ya que este cañón, conocido también como La Hoz de Flavio, fue una de las vías más importantes de comunicación del Valle de Tobalina desde la época romana y durante toda la Edad Media. Fue utilizada por los repobladores foramontanos durante los siglos IX y X y era conocida como la ‘Calzada Vía Erelma’, en realidad un ramal de la Vía 27 del Itinerario de Antonino que partía de Briviesca, pasaba por fría, cruzaba la garganta y llegaba hasta el valle de Losa, donde enlazaba con otros caminos que llegaban a Bizkaia.

HITOS

Santa Ana
1039 m. (UTM:30T 481498.00 E, 4743072.00 N) Puntuable para los Cien Montes.
Cómo llegar:
Desde Bilbao, BI-636 hasta Sodupe, BI-2604 hasta Artziniega, BU-550 (por el pto. de Angulo) hasta Pedrosa de Tobalina, BU-532 hasta Ranedo y Herrán.Desde Vitoria, A1/AP1 hasta la salida de Miranda, A-2122 hasta Sobrón, BU-530 hasta Barcina del Barco, BU-532 hasta Herrán.
Cartografía:
MTN 110-IV (Pedrosa de Tobalina) y 136-II (Quintana Martín Galíndez), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
3h.10’ (1h.15’ de ascensión).
Distancia:
10.0 km.
Desnivel positivo:
535 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
3
Esfuerzo necesario:
3

Un cómodo paseo con el río sonando a nuestra derecha nos lleva hasta la segunda angostura (0h.15’), protegida por un portón, conocida como Los Puentes. Cuando el valle se abre, a la izquierda avistamos unas ruinas adosadas al escarpe rocoso. Son los restos de la ermita de San Roque y San Felices. Pudo ser construida sobre los siglos VII o VIII aunque su primera referencia documental data del IX.

El río queda ahora a la izquierda y el camino gana altura con más brío hacia del desfiladero propiamente dicho. Pero disfrutaremos de él más, en el descenso. Ahora seguiremos un desvío perfectamente indicado en un poste de señales (0h.25) que remonta hacia el collado de Santa Ana, entre nuestro objetivo y el Revillallanos. La sinuosa y pedregosa senda remonta con ganas ofreciendo bonistas vistas del valle en alguno de sus recodos.

A punto de alcanzar el collado (0h.55’), una amplia pista sube por la izquierda en fuerte pendiente hasta el cortafuegos de la línea de alta tensión, que seguimos hasta la torre más próxima. Allí mismo nace el abrupto sendero que, a través del bojal, remonta hasta la áerea cima (1h.15’), una pequeña plataforma rocosa que en su día acogió la ermita que le dio nombre.

De vuelta al collado, atajaremos por un sendero marcado con un hito que hemos visto de subida. Ya en el amplio paso herboso, no tendremos más que seguir la Senda Santa Ana (puntos amarillos), que nos lleva hasta el despoblado de Ribera (1h.40’), cuya iglesia situada en un altozano cercano ha atraído antes nuestra mirada desde la cumbre. Desde Ribera, cruzamos unos prados antes de adentrarnos en el tramo más estrecho de la foz, repleto de cascadas, rápidos y pozas. Cuatrocientos metros más abajo salimos al tramo más ancho del desfiladero, donde no tardamos en enlaza con el camino de subida para retornar a Herrán (3h.10’).

 

RUTAS CERCANAS

 Peña Vallegrull (1.225 m.), Peña del Agujero (1.077 m.) y Acebedo (1.068 m.)
desde Ribera.  4:10h
 Peña Vallegrull (1.225 m.) y Peña del Agujero (1.077 m.)
desde Rufrancos.  3:55h
 El Bardal (1.177 m.)
 2:20h
 Karria/Carrias (1.128 m.)
desde San Zadornil.  1:50h
 Mojón Acuchillado (1.354 m.)
desde Plágaro.  3:50h