Edición

Borrar
xxxx

Zalbizkar y Pagogan por caminos mediavales

Ascensión al Pagogan y el Zalbizkar por Ajarte, el pueblo del que se extrajo la caliza con la que se construyó la basílica de Vitoria

Viernes, 21 de Octubre de 2022

Durante los siglos XIII y XIV, la piedra de las canteras de Ajarte, modesto enclave de Treviño situado en la vertiente sur de los Montes de Vitoria, fue empleada para la construcción de la Catedral de Santa María o Catedral Vieja de Vitoria. Un total de 4.992 toneladas de roca calcárea lumaquela del paleoceno (formada por acumulación de conchas en un mar de hace 50 millones de años) se utilizaron para piedra de sillería de muros, columnas y esculturas.
El material se transportaba en carretas de bueyes a razón de casi media tonelada por viaje. En el camino cruzaban el Puerto de Betoño, ancestral paso de los Montes de Vitoria. Algunos de los tramos de esta calzada aún se conservan en muy buen estado. Incluso existe una ruta (El Camino de la Piedra) que recupera el viejo itinerario, aunque no está señalizado.
Vitoria cuenta con un amplio patrimonio construido con la caliza blanca de Ajarte más allá de la catedral. Parte de la muralla (s. XI), el pasaje de San Miguel o la ermita de San Vicentejo son buenos ejemplos, como las iglesias de Monasterioguren y Ajarte.

HITOS

  • Zalbizkar: 1046 m. (UTM:30T 532468.00 E, 4735215.00 N) Puntuable para los Cien Montes.

  • Pagogán: 1029 m. (UTM:30T E, N)

  • Cómo llegar: En Vitoria, A-2124/BU-750 por el puerto de Vitoria hasta el desvío a Imíruri y seguir hasta Aguillo.

  • Cartografía: MTN 138-II (Aretxabaleta) y 138-IV (Markinez), 1:25.000, del IGN.

  • Horario: 3h.30’ (1h.50 al Pagogan y 2h.10’ al Zalbizkar).
  • Distancia: 12.0 km.
  • Desnivel positivo: 510 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3
  • Tipo recorrido: Circular
La excursión de hoy parte del cercano pueblo Aguillo para pasar por una bonitas cascadas cercanas a Ajarte. Para ello, con la fuente-abrevadero como referencia, enfilamos por la calle de cemento que baja hasta las últimas casas,. Cruzamos un puente, pasamos junto al molino-abrevadero y coemzamos a ganar altura cómodamente entre encinas. Dejamos la pista (por la que luego retornaremos) en una amplia explanada (0h.20’). Una senda pegada a la alambrada (izd) llanea camino de Ajarte. Es la conocida como Senda de Fabio, que nos lleva hasta Ajarte. Antes pasaremos junto a las cascadas del arroyo del mismo nombre, en esta época casi seco. Un puentecillo sobre el cauce, con las primeras casa del pueblo a la vista, es la referencia. El salto está a su izquierda, accesible por una senda a una veintena de metros (izd).
Ajarte (0h.50’), donde con un poco de suerte y atención se pueden encontrar dispersos en el suelo pequeños fósiles de bivalvos y trozos de coral, vivió durante mucho tiempo de las canteras, que se explotaron hasta el siglo XVI, y luego de la fabricación de cal, para lo que utilizaban leña de encina, abundante en el entorno, lo que contribuyó a la regresión de esta especie en la zona. Destaca en el caserío su arruinada iglesia, construida con la piedra local, que data de las primeras décadas del s. XIII.
En el entorno del pueblo se pueden ver también algunos restos de antiguos frentes de cantera ahora cubiertos de vegetación y difícilmente reconocibles (aterrazamientos del terreno) y otros restos de las explotaciones medievales. En algunos puntos aún se distinguen los carretales (bloques de piedra en bruto) listos para transportar, que aunque fueron extraídos, nunca viajaron a Vitoria.
Dejamos atrás el despoblado y enfilamos ya hacia la sierra. En una bifurcación tras unos abrevaderos seguimos la pista derecha. Lleva a una pabellón ganadero, donde tomamos el camino izquierdo hasta otra explotación. A partir de aquí el camino se va difuminando hasta convertirse en un sendero que remonta directamente (N) hacia el cordal de los Montes de Vitoria y morir en la pista que lo recorre por la vertiente sur (1h.25’). A partir de aquí el camino es de sobra conocido. Acompañados de las balizas del GR-282 (Senda del Pastoreo), el vial cruza un hayedo, se olvida de la pista y remonta hasta el Pagogan (1h.50’). Siguiendo de cerca la divisoria, el camino desciende de forma abrupta hasta el collado Iturriotz, remonta suavemente hasta el hayedo previo al Zalbizkar y lleva a la cumbre y su curioso buzón (2h.10’).
Afrontamos ya el retorno a Aguillo. Seguimos por el cordal herboso, obviamos el desvío a Okina y bajamos hasta que el sendero gira a la derecha, atraviesa unos árboles y por terreno donde aflora la caliza nos topamos con un camino de rodada. Lo seguimos en un largo descenso que pasa junto al barranco de Cazazuleta, atraviesa una pista (por ella también se ella a aguilo, aunque dando más vuelta) y ataja hasta salir más adelante a la mencionadap ista, por la que llegamos al pueblo (3h.30’).

 

RUTAS CERCANAS

 

Publicidad