>

Mendian
Montes no tan pelados

La Pelada (968 m) desde Rosío

Burgos. La Pelada es un monte que separa el Valle de Losa de la Junta de Traslaloma y condiciona el clima de la zona

Borja Muñoyerro

La Sierra Pelada separa lo que hoy es el Valle de Losa de la Junta de Traslaloma. Hasta el siglo XIX ambos formaban

parte de la Merindad de Losa, momento en el que fue fragmentado y vuelto a ordenar de forma arbitraria y sin demasiado tino. Se crearon municipios y ayuntamientos a base de tirar líneas sobre el plano. Los Montes de la Peña son frontera natural contra los vientos septentrionales. El aire húmedo procedente del mar choca contra esta colosal barrera y cae sobre el valle como una cascada de nubes

que se disipa antes de llegar a los campos. Los meteorólogos lo llaman efecto foehn. Sus habitantes lo conocen como «Norte».

Tomamos como punto de salida Rosío, un pueblo pegado a la falda oeste de La Pelada, monte cubierto por un carrascal impenetrable y robles. En su último censo tenía 15 habitantes. Sus gentes viven de la ganadería y del cereal. Dejamos el vehículo en un vial que desciende hacia la sierra (E). Lo aparcamos junto a la fuente con cuidado de no molestar. El trasiego de tractores es constante.

Vamos por la parcelaria hacia el monte (SE). Cartel de la PRC-BU-143 (Villalacre por la Pelada) (0h.10’). Abandonamos el camino por la izquierda y seguimos la trocha embarrada (NE). Ascendemos de manera progresiva encajonados entre encinas. Desechamos cualquier ramal a la derecha. Cruce y pista (0h.55’). Enlazamos con el GR- 186 (Angosto). Nos desviamos hacia la izquierda, cuesta arriba (N).

HITOS

  • La Pelada 968 m. (UTM:30T 451549.00 E, 4740992.00 N)
  • Cómo llegar: Desde Medina de Pomar tomar la N-629 dirección Oña. En la salida del pueblo, a la izquierda, por la BU- 551 La Cerca y en el cruce la BU-V-5515 Castrobarto.
  • Cartografía: MTN 85-III (Villasante de Montija) y 110-I (Medina de Pomar) , 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: (1h.25 de ascensión a La Pelada)
  • Distancia: 15.0 km.
  • Desnivel positivo: 506 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 1
  • Esfuerzo necesario: 3

El terreno se despeja y queda expedito de vegetación. Hace honor a su nombre. Llegamos a La Pelada (1h.25’), donde quedan restos de una choza. Vértice y buzón conjunto del Club Mirandés de Montaña y C. M. Gazteiz, del año 1989. Vistas sobre

el valle que parte en dos.

Podemos regresar sobre nuestros pasos o hacer un combinado de monte-senderismo. Daremos un rodeo. La belleza del valle merece alargar la marcha. Paralela a la cima transcurre una pista que desciende a la Junta de Traslaloma (N). Seguimos las escasas marcas de GR hasta Villalacre (2h.00’).

Salimos a la carretera y caminamos unos 200 metros en dirección a Rosío (S). Desvío a la derecha (SO). Cementerio a la derecha y verja. Vamos entre prados hasta llegar a un calvero embarrado con un remolque depósito. Buscamos a la derecha de la alambrada una puerta metálica artesanal (2h.30’) que nos permite acceder a la senda nos lleva hasta Angosto (2h.45’).

Cruzamos el pueblo en ascenso hasta llegar a una mansión señorial adornada con jardineras historiadas. Fuente. Bordeamos la casa por su derecha. Vamos al sur. Molino (3h.10’). Está reconstruido. Conserva la maquinaria y el caz. Vadeamos el cauce. Más adelante puede complicarse el cruce.

La senda culebrea sin ganar altura hasta llegar a un robledal. Vamos en pos de las marcas rojas y blancas. Ascendemos (E). Collado (3h.25’). En la piedra del suelo puede apreciarse el desgaste ocasionado por las ruedas de las carretas.

Entramos en el valle oculto de Villarmil. Es un cercado natural en el que el ganado pasta en libertad. Hay que tener cuidado en este punto ya que la niebla, frecuente en esta zona, puede desorientarnos. Localizar los postes de GR diseminados por los prados puede resultar complicado. En toco caso, hay que dirigirse hacia el sur hasta llegar a la carretera (4h.15’). Giramos a la izquierda de vuelta al vehículo (4h.25’).

 

RUTAS CERCANAS