>

Mendian
Peñalba de Lérdano por Villabasil

Peñalba (1.244 m.)

Ascensión a la segunda altura de los Montes de la Peña, la larga sierra que separa los valles de Losa y Mena

IÑIGO MUÑOYERRO

Montes de la Peña o La Peña es el nombre de la alargada sierra que separa los valles de Mena y Losa, en el norte de Burgos. Se extiende desde el puerto de Angulo, donde recibe el nombre de Sierra Carbonilla, hasta el portillo de la Magdalena, y presenta unos perfiles diferenciados. Abrupto, con una caída de casi mil metros, al Norte, y más suave, en su vertiente sureña o de Losa. Sus techos son Peña Mayor (1.256 m) y Peñalba de Lérdano.

Elegimos Villabasil para subir a Peñalba. Es un pueblo losino con buenas casas que se anima en verano, fuente con una gran pilona e iglesia barroca (siglo XVII). En ella fue bautizado Sancho Busto de Villegas, luego rector de la Universidad de Valladolid y fiscal del Consejo de Indias con Felipe IV y Carlos III. Murió en 1673.

La sierra cierra el horizonte por el norte. Caminamos por una pista carrozable (NE) que lleva a la ermita de Establado. También se puede seguir el viejo camino, más corto. Sube por terreno abierto hasta unos brezales (0h.17"). Antes pasa junto a una nave donde guardan ovejas. Hay mastines sueltos.

Una vez en el alto, con Sta. Isabel de Establado a la vista (abajo a la derecha), iniciamos la marcha hacia Peñalba, que cierra el horizonte. Cruzamos la pista que viene de Villabasil para continuar la subida entre pinos y por terreno fácil.

La ladera se endurece, desaparece el arbolado. Entramos en un cortafuegos. Cuesta arriba por terreno herboso, alcanzamos un hito (0h.35"). De frente podemos continuar hacia el As de Bastos, la fuente de Carañuela y el portillo de Avellanedo. El As de Bastos o Chorizo es una curiosa aguja caliza extraplomada de 20 metros de altura. Fue escalado en artificial por Floreal y Landa en los años 50. Un hito en la época y ahora.

En esta ocasión no lo veremos. Seguimos un sendero poco marcado (izquierda) que sube en dirección al hayedo. Una flecha amarilla indica la entrada en el arbolado (0h.55"). Un sotobosque de espinos, endrinos, aulagas y brezos dificulta la marcha. Nunca debemos perder de vista los hitos. Al rato, el hayedo clarea. Reaparece el sendero, resbaladizo y pendiente, que zigzaguea y sube. Un tramo penoso que finaliza en un colladito donde enraiza y da sombra un tejo centenario, frondoso, enorme (1h.25").

El camino parece que desaparece. Debemos rastrear las marcas amarillas sobre las peñas calizas. Una pequeña trepada y salimos a terreno abierto. Es un lapiaz enmascarado por el brezo donde hay que seguir las marcas de pintura. La pendiente vuelve a ser muy fuerte. Pronto se suaviza y, prado arriba, con la compañía de las vacas en verano, alcanzamos el vértice de Peñalba (2h.00") y sus dos buzones. Las vistas que abarcan desde Castro Valnera a Gorbea, Anboto y Aitzkorri. A los pies, casi mil metros más abajo, el valle de Mena. La caída corta el aliento.

HITOS

  • Peñalba 1244 m. (UTM:30T 474851.57 E, 4766619.94 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Cómo llegar: De Bilbao y Vitoria llegar a Artziniega. Luego A-2604 por el pto. de Angulo y BU-550 a Quincoces y Villabasil.
  • Cartografía: Mapa B-7 de J. Malo. MTN 85-IV (Sopeñano), 1:25.000.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 4h.00
  • Distancia: 11.6 km.
  • Desnivel positivo: 520 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 1
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 2

Volvemos por la ruta de subida. El hayedo se vuelve a resistir. No hay que perder los hitos. Una vez en terreno abierto, bajamos por el cortafuegos, primero, y luego entre pinos, hacia Establado. En temporada se ven setas. Es coto y está prohibido recogerlas.

Llegamos al templo (2h.55"). Tuvo eremita hasta final de la guerra. Hay arboles, mesas, fogones y un pilón con agua muy caliza, que en verano deja de ser potable. El edificio es románico primitivo muy reformado. El altar mayor está presidido por Santa Isabel. Junto a ella luce una tabla pintada del siglo XI que estuvo oculta bajo el ara. La romería se celebra el primer domingo de julio. Seguimos hacia Villabasil, por la pista o por el viejo camino. En cualquier caso, los mastines nos ladrarán antes de entrar en el pueblo (4h.00").