>

Mendian

La Pelada (1.027 m.)

Ascensión desde Ojo Guareña a una de las cimas que cierran el valle de Las Merindades, caracterizado por sus singulares formaciones calizas

FERNANDO J. PÉREZ

El viajero que circule por el valle de Sotoscueva desde Espinosa de Los Monteros, en Las Merindades burgalesas, quedará seducido por las formaciones calizas que se eleva a su izquierda (S). Son las Conchas, denominación que reciben por su característico perfil, con una vertiente que cae a pico, en este caso la norte, y otra que desciende suavemente hacia el Sur. La última de ellas es La Pelada, antes de entrar en el valle de Valdeporres. Su ascensión sirve además para descubrir dos de los tesoros de la comarca, el complejo de Ojo Guareña, con su ermita excavada en la roca y el acceso a uno de los mayores complejos kársticos de España, y El Ventanón.La caminata comienza en la misma boca de acceso a la cueva de Ojo Guareña. Desde la pequeña explanada de la taquilla parte un camino pavimentado que lleva al alto de La Concha, puerta de acceso a la elevada meseta sobre la que se asienta Villamartín de Sotoscueva y Cornejo y al que también se puede acceder en coche desde los aparcamientos de Ojo Guareña.

HITOS

  • La Pelada 1027 m. (UTM:30T 442263.00 E, 4764354.00 N)
  • Cómo llegar: Desde Bilbao. BI-630 (por Balmaseda), CL-269 (por Villasana de Mena) y N-629 hasta El Crucero. allí seguir a Espinosa (BU-542) y Quisicedo (BU-526 ) hasta el desvío a Ojo Guareña.Desde Vitoria, por Amurrio y Artziniega, hasta Balmaseda y mismo itinerario.
  • Cartografía: MTN 84-III (Edrosa de Valdeporres) y 84-IV (Espinosa de Los Monteros), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.00 (1h.20 de ascensión).
  • Distancia: 12.3 km.
  • Desnivel positivo: 395 m.
  • Severidad del medio: 2
  • Dificultad orientación: 3
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

Desde el portillo, donde una fuente permite llenar la cantimplora, un camino remonta hacia el Oeste (dch.). Un poste de señales indicando que iniciamos el sendero balizado PRC-BU.32 El Ventanón despeja toda duda sobre la idoneidad del camino a seguir. El amplio camino remonta cómodamente por el encinar, en este tramo todavía bastante abierto. Más arriba nos encontramos con una bifurcación y otro poste de señales (0h.15) que nos invita a acercarnos (dch.) al Pico del Cuerno. En apenas cinco minutos llegamos a las antenas de telefonía, donde merece la pena acercarse al precipicio para disfrutar de unas buenas vistas del valle de Sotoscueva, con el pueblo de Cueva justo a nuestros pies.Retornamos al camino original y seguimos ascendiendo. La suavidad de la pendiente convierte la marcha en un cómodo paseo si atemperamos el ritmo. Dejamos atrás el desvío que lleva a Villamartín (izq., 0h,30) y continuamos subiendo. El vial, que en algunos momentos se convierte más en una pista con rodadas y todo, aprovecha las zonas más abiertas del encinar para progresar sin problemas. Más arriba, el camino enfila hacia el norte y al poco gira a la izquierda para llanear un rato (1h.00). Hay que estar atento a este punto. Es el lugar clave de la excursión. Estamos en la vertical de la cima y es el momento de dejar el suave camino por el que hemos transitado hasta ahora para adentrarnos en el áspero lapiaz. El tramo requiere paciencia y es conveniente llevar GPS para no desorientarnos ya que la dirección es norte en todo momento, pero las dificultades del terreno obligan a dar varios giros y revueltas para sortear zonas del encinar impenetrables o tramos del karst intransitables. Una buena referencia es una grieta (dch.) que muere cerca de la cumbre y que deberemos cruzar en su punto más cómodo para remontar hasta la cima aprovechando un par de trochas. El encinar ocupa la cumbre (1h.20), al borde mismo del precipicio y sin buzón o hito que lo referencie. El GPS evita toda duda sobre si es el punto más alto de la cresta, aunque una buena referencia es un peña que sobresale del farallón, a modo de balcón natural, unos pocos metros a la derecha (E) de la cima.Retornamos a la pista principal siguiendo desde la cumbre unos hitos hacia la derecha (SO) que buscan de nuevo los pasos más cómodos en el lapiaz. Desembocan en el camino balizado muy cerca de El Ventanón (1h.40), espectacular arco natural que se abre al borde del precipicio para ofrecer una singular panorámica enmarcada del valle de Valdeporres.Tras disfrutar de este capricho natural solo queda retornar a Ojo Guareña siguiendo las balizas del PR, que nos guía, en un recorrido circular que pasa por Villamartín de Sotoscueva, hasta Ojo Guareña (3h.00).

 

RUTAS CERCANAS