>

Mendian
Sierra Badaia (Álava)

Ganalto (898 m.) y Olazar (883 m.)

El crucerío que corona la cima del Ganalto fue levantado, como el de Gorbeia, para celebrar la entrada en el siglo XX

Fernando J. Pérez |

Descargar Track

Con motivo de la llegada del siglo XX, el papa León XIII pidió a los católicos que conmemorasen la entrada de la nueva centuria colocando cruces en las montañas de la cristiandad. En Álava, el más famoso de estos cruceríos es la Cruz de Gorbeia. Pero no es la única. Los vecinos de Aperregi, en el valle de Zuia, decidieron colocar otra sobre el monte que domina su caserío: Ganalto.La primera fue de madera y aguantó hasta 1953. Un año costó construir la nueva, ya de metal, obra de los hermanos Iñaki y Andrés Elejalde. Pese al azote de las inclemencias meteorológicas en lo alto de la sierra Badaia, esta segunda cruz logró llegar al siglo XXI. Iñaki Elejalde decidió entonces construir una nueva, de siete metros de altura, en la que incluyó un buzón que es la réplica del caserío en el que vive su autor. Fue colocada en 15 de noviembre de 2003 en un acto organizado por la Sociedad Excursionista Manue. Iradier.Ganalto no es la cumbre más alta de la sierra Badaia, aunque su ubicación en el extremo Norte del alomado cordal, cerrando por el Sur el valle de Zuia, le otorga una prominencia visual que no tienen, por ejemplo, Oteros (1.038) o Lorritxo (1.025), más al Sur y cotas máximas de la sierra. Su ascensión habitual, y más rápida, tiene como punto de origen, en el valle de Zuia, Aperregi y Domaikia. Aquí, sin embargo, hemos optado por recorrer la vertiente Sur, en una ruta circular que nos llevará a la cima del Olazar y a descubrir la cueva de Los Goros partiendo del pequeño núcleo de Hueto Arriba.En la iglesia del pueblo, seguimos el camino que nace frente a su pórtico de acceso. Durante unos metros coincidiremos con la ruta del GR-25 (Vuelta a La Llanada), hasta que abandonamos la vía principal en el primer desvío que encontramos a la izquierda. La pista, deja atrás una casa y la ermita de Santiago, semioculta por los árboles, y gana altura muy suavemente entre cultivos hasta una curva con una compuerta enfrente (0h.15"). La ruta sigue tras cruzar el portón, en un terreno adehesado en el que el camino no tarda en empinarse.

HITOS

  • Olazar 883 m. (UTM:30T 516136.86 E, 4750938.24 N)
  • Ganalto 898 m. (UTM:30T 512972.97 E, 4751220.15 N) Puntuable para los Cien Montes.
  • Cómo llegar: Desde Bilbao, A-68 hasta Altube, N-622 y A-1 (dirección Madrid), hasta la salida a Estarrona (A-3302) y Hueto Arriba (A-4310). Desde Vitoria, A-3302 y A-4310 hasta Hueto Arriba.
  • Cartografía: MTN 112-III (Trespuentes), 1:25.000, del IGN. Mapa B-12 (Gibijo y Badaia) de J. Malo.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 3h.30
  • Distancia: 12.4 km.
  • Desnivel positivo: 475 m.
  • Severidad del medio: 1
  • Dificultad orientación: 2
  • Dificultad del terreno: 2
  • Esfuerzo necesario: 3

El tramo no ofrece dudas. El camino asciende sin desvíos hasta la cumbre del Olazar (1h.15"), señalada con un vértice geodésico. Seguimos el cordal hacia el Oeste camino ya del Ganalto, aunque primero alcanzaremos, en la siguiente loma, el buzón del Olazar . El efecto visual la sitúa ligeramente por encima de la principal, pero en realidad es un par de metros más baja. Descendemos al collado Olazar y remontamos de nuevo al cordal, que se recorre en un agradable paseo hasta la cruz del Ganalto (2h.05").De vuelta a Hueto Arriba completaremos un recorrido circular que nos llevará a la cueva de Los Goros. Para ello, desde la cruz descendemos hacia el Sur por la ladera con un grupo de bojes como referencia. Aproximadamente a su altura encontramos una senda que más abajo desemboca en una pista. Unos metros antes, sin embargo, debemos tomar un camino a la izquierda (hitos) que lleva hasta la ermita de Santa Marina (2h.35"). Al poco, llegamos a una bifurcación en la que seguimos por la izquierda.La pista se dirige ya sin pérdida a Hueto, aunque antes pasa junto a la cueva de Los Goros (2h.55"). Una de las más populares de Álava y caracterizada por sus cinco bocas en dos niveles de altura que dan acceso a la sala de entrada. La cavidad tiene casi dos kilómetros de recorrido, aunque solo los 250 primeros se pueden recorrer sin equipo de espeleología, hasta un pozo de 10 metros de profundidad. También es conveniente tener en cuenta que en caso de fuertes lluvias la cueva se puede inundar incluso hasta el porche de entrada. De vuelta al camino, solo nos quedará seguir la pista que discurre junto al río Goros, , casi siempre seco, hasta el pueblo (3h.30").

 

RUTAS CERCANAS