>

Mendian
Vigía de los cañones del Rudrón

Pedro Campo (1.062 m.) y Castro Siero (843 m.)

La ascensión a la loma de Pedro Campo desde Valdelateja recorre la historia de este pueblo de la comarca de Sedano

FERNANDO J. PÉREZ

El río Rudrón, afluente del Ebro, ha esculpido en las calizas del Cretácico Superior de la comarca de Sedano un espectacular paisaje de cañones y acantilados. Sobre la orilla derecha del desfiladero, entre San Felices y Valdelateja, dominando el encuentro entre el afluente Rudrón y el Ebro, está la cumbre de Pedro Campo. Con una altura de 1.062 metros, apenas aparece como un promontorio en el extenso altiplano en el que se asienta, conocido como La Loma.La ascensión más interesante parte de Valdelateja, pequeño caserío a orillas del Rudrón cuya historia asciende por la montaña, como la ruta, hasta alcanzar la punta de Castro Siero o El Castillo, la curiosa formación que se eleva justo sobre él. Allí hunde sus raíces esta localidad, ya que su primer asentamiento, un castro prerromano, ocupaba la cima del cerro.Abandonado este primitivo poblamiento, surgió uno nuevo algo más abajo: Siero. Ocupado hasta principios del siglo XX (sus últimos habitantes -Daniel y Jerónimo-, bajaron a vivir a Valdelateja en 1914), hoy es un pueblo fantasma en el que apenas se distingue el cementerio y las ruinas de la iglesia, cuyas piedras se emplearon para levantar a principios del siglo XX la parroquia de Valdelateja.La excursión parte del aparcamiento que hay un poco antes del caserío, ya que los del pueblo están reservados a los residentes, cruzamos el puente sobre el Rudrón y seguimos las marcas de la GR-99 justo hasta la salida del pueblo. Allí, en vez de continuar por el Gran Sendero, cogemos el camino empedrado que asciende a la derecha y nos lleva sin pérdida hasta el arruinado de Siero (0h.25'). La ruta hacia Pedro Campo sigue hacia la derecha, por un camino herboso (SW). Pero perece la pena remontar hasta la aparentemente inaccesible cumbre de El Castillo por la iglesia y los sucesivos balcones naturales para conocer la ermita de Santa Centola y Santa Elena (0h.40').

HITOS

  • Pedro Campo 1062 m. (UTM:30T 436341.57 E, 4734645.59 N)
  • Castro Siero 843 m. (UTM:30T 437288.00 E, 4735724.00 N)
  • Cómo llegar: AP-68 y AP-1 hasta Burgos. N-623 a Valdelateja.
  • Cartografía: Mapa 135-1 (Escalada), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

  • Horario: 2h.30'. (0h.35' de ascenso a Castro Siero y 1h.30' a Pedro Campo).
  • Desnivel positivo: 550 m.

El templo data del siglo VIII, aunque ha sufrido numerosas rehabilitaciones. La leyenda cuenta que en la época del emperador Diocleciano allí fueron martirizadas las santas Centola y Elena y sobre la roca en la que fueron decapitadas se construyó un pequeño monumento. Cuando se pasa un paño húmedo sobre dicha roca, éste sale impregnado con un color rojizo, que la creencia popular atribuye a la sangre de las mártires.De vuelta a Siero (0h.50') retomamos el camino a Pedro Campo, que salva los desniveles del cortado por una senda con bonitas vistas a los cañones del Ebro. Más adelante superamos una compuerta y alcanzamos el portillo, tras el cual enseguida desembocamos en el altiplano (1h.10'). En la primera campa, un sendero sale a la derecha (hito) y desemboca en una pista, que seguimos a la derecha, con nuestro objetivo justo enfrente. Cuando el camino de tierra inicia un suave descenso, lo abandonamos para cruzar, prado a través, hasta una alambrada. Tras ella nace una pista que sube hasta casi la cumbre, muriendo junto a una solitaria haya. Tras ella, unos metros más de ascensión por un difuso sendero nos llevará al vértice cimero (1h.35').

 

RUTAS CERCANAS